miércoles, 13 de septiembre de 2017

La hora de clase



Existe un nuevo rostro de la Escuela donde la violencia ya no es el foco de atención. Ha dejado de ser un aparato ideológico del Estado. De todas formas, la asistencia obligatoria a clase y las tareas exigidas cada vez más por los profesores mediocres, hace que se asemeje más a una cárcel que a una escuela. Y es que los profesores, son humillados con sueldos mínimos cuando en realidad, tendrían que ser respetados, tendría que ser una profesión muy respetada pues son ellos los que crean las nuevas generaciones.

Es cierto que ahora, la mente, la usan como si fuera un ordenador. Estudia esto, luego borra el contenido. No se lleva a cabo un aprendizaje. Podría considerarse que somos tarjetas de memoria que se llevan al formateo en cuanto realizamos un examen o pasamos a cursos posteriores. No hay ninguna relación del saber con la vida. Es algo totalmente improductivo, enseñan fórmulas que no aplicaremos nunca, enseñan el analizar frases sin saber con qué objetivo ¿Nadie se lo pregunta? ¿Nadie piensa que se nos tendría que enseñar a tener un criterio y un pensamiento?

Los profesores deben despertar el deseo de los alumnos hacia el aprendizaje. Eso es lo que yo considero un buen profesor. Durante toda mi etapa educativa, he podido intercambiar opiniones sobre profesores y siempre ha funcionado igual. El buen profesor es aquél que deja la puerta del saber abierta y que, a la vez, hace que vayas hacia ella para ver qué hay. Para todo esto se necesita conseguir la indagación por parte de los alumnos porque el saber es descubrir por sí solo. Nunca le digas a un niño cómo funciona un juguete, porque si no, no aprenderá. El aprendizaje se traza al caminar, no quedándose sentado esperando que te den la respuesta a la ecuación. Es necesario producir el vacío para hacer posible la creación del saber.

Necesaria es la transferencia (Sócrates y Agatón). Transformar el erómenos en erastés, es decir, la pasividad del amado en la actividad del amante.
Las masas despersonalizan y hacen perder la razón crítica de cada uno. Hay multitud de ejemplos en la historia, gente que pensaba de una forma ha terminado pensando de otra por unirse a masas que contradecían su opinión crítica.

El trabajo de los profesores se ha convertido en la sustitución hacia las familias. Pretenden que se enseñe un saber determinado pero que a la vez se enseñen modales, los cuales deberían enseñarse en el ámbito familiar y no escolar. No obstante, se pondrían en práctica en el ámbito de la escuela.

Finalmente, llegamos a un pensamiento único, donde la respuesta del maestro es la correcta, sin importar lo demás, sin importar qué opinan los niños. Es necesario escuchar a los niños, pero lamentablemente no es así, todo viene de un totalitarismo impuesto que no deja ver más allá, y así estamos; encerrados entre vallas que, incluso cuando llega alguien a quitárnoslas, nos asustamos tremendamente. “¡Pónnosla!”, es que estamos acostumbrados tanto a eso, que no sabemos cómo hacer cuando nos da el aire en la cara e inhalamos el oxígeno de expresar una respuesta.

No nos dejan pensar, no nos dejan expresarnos, ni siquiera nos conocen, no saben nuestros nombres, no saben nada de nosotros, somos un número de expediente y eso nos hace sentir máquinas de información. ¿Que qué sé de la carrera? Pocas cosas. Vomito lo que estudio o marco cruces en cuadrados preparados para ello, eso no me hace más lista que el otro, no me hace más sabia si saco mejor nota, no me hace más tonta si suspendo. Un suspenso no implica el nivel de tus conocimientos, ni tampoco un sobresaliente.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Existencialismo

                                        

En el existencialismo, que nació en Francia, se distinguen tres autores principales que son, Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir y Albert Camus. Como bien dice la palabra, el existencialismo se basa en el sentido de la existencia, en el por qué. ¿Por qué existimos? ¿Quién nos ha hecho existir? ¿Con qué finalidad?
Todas esas preguntas me llaman la atención y por supuesto, me las he planteado, mas no he obtenido ninguna respuesta más allá del no saber. Existimos por la evolución, una evolución que nos ha hecho llegar hasta estos puntos en nuestras vidas, con la finalidad de encontrar una felicidad inalcanzable, falsa, que nunca saciará al ser humano, pues este quiere más y más en todos los aspectos. La finalidad de algo que ya está predispuesto, crecer, estudiar, trabajar, reproducirse, morir.
Me pongo a pensar y no encuentro otra respuesta. Dentro de esto, pienso que ese convencionalismo social gigante, ese “estudio porque tengo que estudiar”, “trabajo porque tengo que trabajar”, no deja de ser algo que se puede llevar bien o se puede llevar mal.
Según Jean-Paul Sartre el ser humano consiste en no ser nada, por eso en él todo es una posibilidad, por eso somos libres y ser libre es llevar en ti mismo tu propio peso.
En el existencialismo las ideas y la vida van juntas. No están a favor de razonamientos separados de la existencia concreta del hombre.
En realidad, y por extensión -aunque con el riesgo de banalizarlo un poco- el existencialismo se encuentra presente, como estado de ánimo, siempre que el individuo se siente insatisfecho o angustiado, en su rebeldía o en su extrañeza frente a todo.
Séneca decía, la soledad no es estar solo, la soledad es estar vacío. Mucha gente está vacía, lo que le lleva a tener un estado de ánimo de angustia e insatisfacción. Al fin y al cabo, pasamos por la vida sin responder a las grandes preguntas, esas que no se pueden responder. Quizá y sólo quizá se pueden responder las pequeñas preguntas y solo así, poder entender algo más del porqué de tus pies sobre la Tierra.
Existen tres versiones del existencialismo, estas son el Ateo de Sartre, el Cristiano de Kierkegaad, y el Agnóstico de Camus, este último dirá que Dios da igual que exista, pues es irrelevante. Mi percepción se inclina más hacia Camus. En realidad, la existencia de un Dios que no se ha visto, que permite lo que hemos creado, no es más que el miedo de la gente que, aferrándose a un Dios, disminuye su angustia y ansiedad, por lo malo que han hecho, por lo malo que pueda pasar, o incluso por la muerte. Para mí Dios es la tirita a un miedo, el miedo de no saber responder a esas grandes preguntas del inicio.
El hombre se puede destruir a sí mismo, el hombre se destruye a sí mismo actualmente. Buscaban la filosofía para que les ayudasen en el arte de vivir. Y vivir… volviendo a preguntarse esas grandes cuestiones e introduciendo el tema de la libertad.
La reflexión ante esto es bastante angustiosa pero no deja de ser algo que he pensado y no he perseguido parándome a pensar que puede que no exista como tal.
Libertad no sería la palabra. ¿Cómo puede existir la libertad si el ser humano ya de por sí está limitado? Libertad es realizar algo por tu propia voluntad y asumir las consecuencias de ese algo, pero resulta que estamos condicionados ya de por sí. Es decir, tú eres libre de ir a trabajar o no, pero si no vas no tendrás dinero... ¿eres plenamente libre? No.

"En otras palabras, aquello que permite a alguien decidir si quiere hacer algo o no, lo hace libre, pero también responsable de sus actos en la medida en que comprenda las consecuencias de ellos."

Y después de esa frase he llegado a una conclusión, ni soy libre, ni tampoco lo soy. No es libertad si se trata de una necesidad que te controla. ¿Libertad o coacción? Nadie pone a nadie una pistola en la cabeza y dice "¡como lo hagas, te mato!", pero hay cosas que son más poderosas que ese hecho... 
Me pregunto quién se ha sentido libre alguna vez en su vida. Ya solo al nacer nos están limitando, no elegimos nacer, no elegimos el momento ni elegimos en qué condiciones. La libertad simplemente es para tener entretenida a la gente, igual que la religión, se usa porque la gente tiene que creer en algo, tener fe, eso siempre calma... la libertad igual, todo el mundo la busca, pero me pregunto cómo se encuentra algo que no existe.

El hombre comienza por existir, después se encuentra, y tras esto se define, por lo que la existencia precede a la esencia. No existe un Dios, tan solo el hombre que es la base de sí mismo, que es lo que él quiera ser, al que nadie hace.
El ser humano no nace héroe ni nace cobarde, se va curtiendo por sus acciones, que hacen su propia moral. Todo esto, implica la inexistencia de ese Dios que todos alaban para poder achacar la culpabilidad de uno mismo y sus actos a otro ser. La culpabilidad la tiene el propio hombre, el éxito lo tiene el propio hombre, no existe nada fuera de él que haga que pasen cosas, de ahí la importancia de sus acciones, el peso de elegir y cómo van a afectar estas elecciones al resto de personas.
Puedo elegir morir, pero llevaré el peso de esa elección pues no solo muero yo, sino mueren otros conmigo, los que me quieren, los que me querían. ¿Soy libre de hacerlo? No del todo. Existe una amargura que va con ese pensamiento y esa elección; los demás. Pero no puedo evaluar el valor de lo que he hecho sin hacerlo, lo que complica más aún todo.



Todo se resume en “pienso, luego soy”. Primero pienso, después llevo a cabo una acción, después esa acción me hace ser. 

miércoles, 7 de junio de 2017

22.

                                     General 1920x1200 elephant duck nature friendship landscape baby animals animals grass

No sé bien cómo te conocí,
Porque no creo en las casualidades,
También es difícil de creer que seas tan parecida y a la vez tan diferente.
No sé bien cómo decirle a todo el mundo que,
Mi amiga estudia medicina y que cuando lo hace; me encanta.
Porque después siempre me gusta preguntar,
¿Qué has hecho? ¿Qué haces? ¿Qué harás?
También me gusta escuchar cuando vienes a despertarme,
Y me cuentas todo lo que has aprendido.
Mi despertador y mi parte de cordura.
No sé bien cómo cuidarte,
Porque eso… nos pasa a todos cuando tenemos a alguien importante,
También es complicado eso de tenerme a tu lado, ya sabes.
No sé muy bien, pero que estés, siempre me calma.
Mi almohada y desemejanza, para abrazar y observar,
Aprender de ti.
No sé si creo en el destino,
También es arduo estar a tu altura, aunque sea igual que tú de tamaño,
Mi pequeño estanque de paz.

Y siendo las cuatro fuerzas de la tierra ya solo cumpliendo veintidós años, eres lo más increíble que le ha podido pasar al mundo, aunque seas un secreto. No eres mi más bonita casualidad, sino que vas dejando un camino que no puedo dejar de seguir.


Feliz cumpleaños Pati.

domingo, 21 de mayo de 2017

Sociedad

                              General 1920x1080 Community

Sociedad...
La que manda a la cama a niñas a las seis de la mañana, 
la que dicta que es lo que debes ponerte, 
quien luego después dice que tienes que quererte. 
La que nos hace esclava de nuestro pensamiento,
y luego viene el "postureo",
el mareo.

Tienes que demostrar lo feliz que eres por las redes sociales y si no,
ya eres raro, porque si muestras lo infeliz, lo que eres es un imbécil.

La sociedad,
que te quema, 
que te arranca, 
que nos mata. 
La que derrota a la mujer, que es la sociedad del miedo. 
La que glorifica al hombre por ser el más mujeriego,
que desprecia los pequeños gestos y alaga los malos hechos.

Sociedad,
fuente de veneno en el mundo.
Y envenenados morimos,
y envenenados moriremos.

La sociedad, que impera fuerte,
que es capaz de cambiar mentes para hacer estupideces,
¿Nos controla?
Nos controla, y quien se deje llevar por ella...
perdido queda de su propio yo.

lunes, 24 de abril de 2017

Malta



Estoy a miles de kilómetros de casa, 
del mundo, parece. A miles de kilómetros de mi vida, 
de mi familia, de toda la gente a la que quiero. 

Ahora mismo el aire roza mi cuerpo, como cuando te acarician. Nadie mira a nadie, eso me gusta.
La arena es como terciopelo, lo prometo, no puedo dejar de acariciarla, pero, a la vez, escuece. Se te escapa de las manos, como el tiempo. El tiempo de curarse, de curarse de cualquier cosa. 

Me quedaría en esta playa para siempre, sintiendo cómo el Sol se refleja en las heridas del alma. Quizá huyendo de todo lo que tengo, pero empezando algo nuevo. En mi mano hay un puñado de arena, el puñado de arena es la vida y la mano, los problemas. A veces, los problemas son tan grandes que estrujan la vida, y cuando te das cuenta, se acabó. Ahora ya no tienes arena. Eso no quiere decir que estés muerto, que tengas que tirar la toalla por algún sitio, como al que se le cae un papel y disimula sabiendo que se le ha caído. 
Tienes que volver a coger arena, quizá grano a grano, o de un puñado... depende. Tendrás que arrodillarte y mancharte, que nunca gusta. 

Aquí, desde muchos kilómetros de casa, quizá se vean las cosas de otro modo. Hay muchas cosas bonitas que ver en el mundo. 

lunes, 13 de marzo de 2017

Vida y aprendizaje

                                                         General 1920x1200 rainbows road worm's eye view trees clouds wet water

La mayor parte de mi vida he estado perdida por profesores que no sabían hacer su buen papel y por mi desánimo infinito. Pocos han sido los que me han despertado un deseo. Nunca me ha gustado aprender, ni leer, qué inutilidad más cuando te obligan. Sin embargo, a pesar de no haberme leído ni un libro en toda mi etapa de secundaria, llegó mi curiosidad y sin que nadie me obligara, comencé a leer lo que a mí me gustaba leer.


“El saber es la consecuencia de un recorrido que todo sujeto ha de descubrir por su propia cuenta”. A mis veintitrés años, no creo haber vivido todo lo que se puede vivir porque eso es imposible, no creo haber aprendido todo lo que tengo que aprender, pero sí tengo un camino. Un camino lleno de piedras que puede que me las haya puesto yo misma, pero parece que nunca tiene fin. Es el drama de todos ¿no? Pero yo hablo de mi senda, de aquello que me hace saber y haber aprendido algunas cosas que otra gente no tiene ni idea, al igual que yo no la tengo de otra gente.

Y no son los conocimientos los que hacen a un ser humano, sino las vivencias, esos pequeños aprendizajes que emanan de ellas. A mí me importa tener que aprenderme párrafos para luego dejarlos olvidados en un examen unos años y que luego acaben en la basura. Me importa. Pierdo mi tiempo en ese sin sentido y luego salgo a la calle y pienso qué es la vida. Qué hago aquí, por qué la sociedad es de esta forma, por qué el mundo funciona de esta manera, qué puedo hacer para que cambie. Nadie te lo enseña, porque a nadie le interesa enseñarte eso. Solo te queda aprender por ti mismo, en tu camino, con tus vivencias, solo. La soledad es un camino por el que todo el mundo debería pasar, pero nunca para quedarse.